domingo, 21 de mayo de 2017

De las recomendaciones de la UNESCO en nuestro país.



El siglo XXI corresponde a una era en constante cambio, particularmente México en materia educativa ha evolucionado, tal vez no con la rapidez y eficacia que la sociedad contemporánea demanda, pero los esfuerzos por afrontar los retos actuales no dejan de rendir resultados positivos. Para encarar la problemática en el sector educativo, el país debe tomar en cuenta recomendaciones que organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO), dan a conocer mediante las conferencias regionales y mundiales
La misión de la UNESCO consiste en contribuir a la consolidación de la paz, la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible y el diálogo intercultural mediante la educación, las ciencias, la cultura, la comunicación y la información. (UNESCO, 2009, p. 3)
 En cuanto a esta misión, la agencia a través de la Conferencia Regional de La Habana en 1996  reiteró que “La educación general, y la superior, son instrumentos esenciales para enfrentar exitosamente los desafíos del mundo moderno”   (UNESCO, citado por Tünnermann, 2010, p. 6). A este respecto la recomendación desde 1979 fue que los países inviertan en el sector educativo, al menos entre el 7 y el 8% del Producto Interno Bruto, sin embargo en México no se alcanza ese porcentaje.
De acuerdo a Expansión (2015) México invierte el 5.2 del PIB en educación. Esto indica que no se toma en cuenta la recomendación de la UNESCO en nuestro país. 
Respecto a la igualdad de acceso, los logros son calificados como parciales, dadas las bajas tasas de escolaridad que aún prevalecen en la educación superior, los esfuerzos son insuficientes en cuanto a la elevación de la matrícula de jóvenes de origen indígena mediante el apoyo de los sistemas de becas
Por otra parte una recomendación más, ha sido sobre el financiamiento, dado que es deber ineludible del gobierno financiar la educación superior pública.
Se recomendó además que las instituciones de educación superior deberían adoptar estructuras organizativas y estrategias educativas que les confieran un alto grado de agilidad y flexibilidad. También, y no menos importante es lo referente a la revalorización de la pedagogía universitaria y la renovación de los procesos de enseñanza-aprendizaje.
Sin duda las recomendaciones de la UNESCO han estado puestas sobre la mesa, sin embargo, la antesala de sus aplicaciones se remiten al factor económico dado que México no toma en cuenta la recomendación de destinar el porcentaje sugerido del PIB al sector educativo, lo cual deriva en menores proyectos educativos, becas, cobertura, acceso y permanencia de los estudiantes de nivel superior.
La intención es positiva, sin embargo al no dar el salto necesario que exige un sector tan lastimado como lo es el educativo en materia económica y financiera, difícilmente se conseguirán los cambios necesarios para enfrentar los retos de la sociedad actual.
           



Referencias Bibliográficas
Expansión (24 de noviembre de 2015). México, el más tacaño de la OCDE en materia educativa. Disponible en: http://expansion.mx/economia/2015/11/24/mexico-reprueba-en-inversion-educativa-ante-la-ocde

Tünnerman, C. (2010). Las conferencias regionales y mundiales sobre educación superior de la UNESCO y su l impacto en la educación superior de América Latina. Perfiles Educativos. vol. LX, núm. 87, 1-19, México. Disponible en: http://www.redalyc.org/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=37318570005

UNESCO (2009). ¿Qué es la UNESCO?  660-682. Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001473/147330s.pdf

No hay comentarios:

Un fracaso inesperado

Generalmente cuando comenzamos una relación de noviazgo, no pensamos en el fracaso, por el contrario, debido a la ilusión del momento q...