lunes, 6 de agosto de 2012

Del hospital y las agujas

Hoy por la mañana me levante de muy buen animo, la verdad no se por que, ya que a las 7:00 am tenia que ir a análisis de sangre en el IMSS (HGZ No. 36 Cardel) eso me pone de muy mal humor ya que las jeringas y especialmente las agujas no somos muy buenos amigos.

Agréguenle que me tuve que ir en ayunas peor la cosa... a la hora de entrar al consultorio me encuentro con un químico clínico que me muestra una jeringa del tamaño de un machete, bueno no tan grande pero si me dio miedo, elegí el brazo izquierdo ya que el otro me dolía, voltee mi cabeza hacia la pared y pensé que saliendo iría a desayunar algo sabroso, en eso estaba cuando un pinchazo del demonio me regreso a la realidad, la aguja se iba introduciendo cada vez mas, se termino de llenar un frasquito y pensé que ya todo habría acabado cuando veo que saca otro frasquito, el dolor era horrible y mis nervios no ayudaban, me dijo el clínico: "abre tu mano" mientras aflojaba la tripa esa con la que me apretó el brazo para que se marcaran las venas, terminó de llenar el último contenedor, me puso un algodón, doble mi adolorido brazo y me retire.

Dicen que el dolor mas intenso es cuando una mujer va a dar a luz, yo creo que el dolor de un pinchazo duele mas... con el brazo todo adolorido me fui a prisa a la bascula a pesarme para comprobar que no había perdido mucha sangre... la báscula marcaba 84.100 (lo anote en mi carnet)

Luego de la horrible pasada, salí del hospital en busca de alimentos para el desayuno...no encontré mas que un chocomilk con una torta de pierna, muy sabrosas (pague $36.00) por el semáforo  de Telas Parisina.

Procuraré no volver a solicitar exámenes de sangre nunca mas.

Malditas agujas!!!!

No hay comentarios:

Un fracaso inesperado

Generalmente cuando comenzamos una relación de noviazgo, no pensamos en el fracaso, por el contrario, debido a la ilusión del momento q...