viernes, 7 de abril de 2017

De la pérdida de valores y el acoso femenino

Es increíble, como la mujer tiene que acostumbrarse al acoso de los hombres, cuando realizan actividades tan comunes como caminar por la calle, recibir miradas insinuantes e insistentes, incluyendo en algunos casos palabras vulgares e insultantes.

Se acostumbra, y aquí nada tiene que ver si se es bonita o no, el hombre (en su mayoría) sólo ve un cuerpo femenino y su mente se llena de porquería imaginaria.

Cuando alguien tiene la osadía de ir mas allá, exhibiendo o incluso teniendo contacto físico, es denigrante e insultante, un simple roce, y no es justo que mujer alguna sufra de semejantes humillaciones, no es justo para la mujer que invadan su intimidad.

Tan increíble como cierto es que existan hombres así rondando por ahí, hombres que en su mayoría deben tener novia, esposa, hijas y por no ir mas lejos, una madre.

Cómo no hacer conciencia del coraje e impotencia que sentiría si su propia sangre pasara por situación tan desagradable provocada por otro hombre.

Y es que por unos cuantos malhechores, pagamos todo el género masculino.

Cada vez estamos peor humanamente hablando, perdemos el sentido de los valores, de la moral y de la ética, para volvernos mas irracionales, cometiendo acciones motivadas por pasiones y bajos instintos.


No hay comentarios:

Un fracaso inesperado

Generalmente cuando comenzamos una relación de noviazgo, no pensamos en el fracaso, por el contrario, debido a la ilusión del momento q...